miércoles, mayo 09, 2007

la voz de un pata

A manera de comentario sobre "Inspiradora Voz de Mujer", un texto malvado de esos que se suelen encontrar en la siempre maloliente Agua de Florero, Franco, un buen amigo que aunque vive en Valencia, España, siempre llevará grabada con fierro caliente en el alma la marca de la especie terrible llamada "capullanos", me deja un llamado a pensar con paz, a subirme yo también al árbol al que recomiendo subir a otros para ver que vivimos en una ciudad demasiado grande, a mirar lejos y darme cuenta de que lo más seguro es que tampoco mis ojos puedan encontrar todo lo que hay en este demonio ancho y ajeno que por obra de una deformación castiza del quechua hemos aprendido a denominar Lima.

Copio mi respuesta, esperando que él en algún momento me permita copiar su comentario:

Aparecer en casa de Franco y con tamales es una tentación que, tan sólo con pensar en ella, trae a la mente recuerdos de peligros antiguos...ese año malvado en el que desde mayo a diciembre nunca faltó motivo para que la conversa (y las chelas, el vino barato de Surco o lo que fuera) duraran reglamentariamente hasta las 4am, o aquella legendaria imagen de borrachos que, entendiendo entre ellos todo lo que decían, a ojos de los menos borrachos sólo emitían sonidos guturales incomprensibles...

En el post habló Mario, el ex estudiante de universidad privada que siempre se peleó con el revoltoso de universidad estatal que lleva hasta ahora en el alma, el habitante de una zona "sí nice, no nice, un poco nice, quiero ser nice" de Santiago de Surco que se pelea con el limeño de arenal que quisiera ser para endurecer su alma, ese personaje de arena que siente crecer un poquito más con cada vez que lleva sus botas a esas pampas de sueños.

En el último comentario al texto ha hablado Franco, el amigo tranquilo, el amigo del punto de vista calmado y tranquilo, nuestro oculto maestro de calma oriental perfecta mientras no buscáramos hacer salir su más oculto y muy dosificado lado de enfado, qué miedo. Yo podría opinar sobre lo que dice Franco, pero prefiero quedarme con la voz general del grupo de amigos. Nunca, ninguno de nosotros en el grupo tuvo dudas para que lo primero que saliera de nuestras bocas al comentar la forma de ser de Franco fuera decir que él es bueno. Y si es la palabra de un amigo bueno, incluso antes de escuchar yo voy a defender el hecho de que él tiene razón.



1 Comments:

Blogger Franco Goyenechea Buscaglia said...

Por supuesto que puedes copiar mi comentario.

3:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home